Agencia de colocación autorizada nº 0500000030

Recordar la contraseña


imagen sección

España crea ya el 60% del empleo femenino temporal de toda la Unión Europea

En 2017 España ha liderado las estadísticas europeas de creación de empleo. Nadie esperaba hace doce meses que el ritmo de la afiliación crecería en 611.000 personas a lo largo del año. Una gran noticia que esconde los problemas de un mercado laboral que sigue lejos de aproximarse a una situación de equilibrio y cuyas consecuencias se muestran en el deterioro de la calidad del empleo. España es líder europeo en paro y también en precariedady el colectivo peor parado son las mujeres.

En el último año, España ha creado el 60% de todo el empleo temporal femenino de la Unión Europea. En 2017 España superó la barrera de los 2 millones de mujeres trabajando con un contrato temporal, algo que no se veía desde el año 2009. Al cierre del primer semestre (último dato que ofrece Eurostat para todos los países de la UE) el número de mujeres con un contrato temporal alcanzó los 2,08 millones, datos ajustados de efectos estacionales para que sean comparables.

Esto significa que en el último año completo, España ha creado 187.000 puestos de trabajo temporales ocupados por mujeres de los 314.000 que se crearon en el conjunto de la Unión Europea. En total, el 60% del empleo temporal femenino de la UE. Cifras que reflejan que muchas mujeres tienen que resignarse a ocupar puestos de mala calidad si quieren tener una oportunidad en el mercado laboral, algo que no ocurre en los hombres con la misma intensidad.

Es cierto que España es el país de la Unión Europea que más empleo crea y, por lo tanto, lidera todas las estadísticas de nuevos puestos de trabajo. El problema es que en ninguna tiene una posición tan clara como en el del empleo femenino temporal. En el último año España ha creado el 16% de todos los empleos de la Unión Europea, muy lejos del 60% que supone del empleo temporal femenino. Esto, lejos de ser una buena noticia, es negativa, ya que la mala calidad en el empleo redunda en baja productividad y en una pobre recaudación de la Seguridad Social para financiar las pensiones.

En el último año el número de hombres trabajando con contrato temporal se incrementó en 113.000 personas, mientras que las mujeres son 187.000 más. Esto significa que el número de mujeres temporales ha crecido un 65% más, según los datos de Eurostat. Además, el empleo temporal masculino que crea España es el 35% del total de la Unión Europea, muy lejos del 60% que alcanza el de las mujeres.

Un problema estructural

En el último año el número de mujeres con contrato temporal se ha incrementado un 9,9%. Este es el peor dato de toda la Unión Europea, solo superado por Grecia, donde alcanzó el 13,8%. Una referencia muy negativa para España, que está cada vez más lejos de las grandes economías europeas. De hecho, hay algunos países como Alemania, Reino Unido o Dinamarca que están consiguiendo reducir el número de mujeres temporales. En el conjunto de la Unión Europea, la temporalidad femenina ha crecido un 2,4%, esto es, menos de una cuarta parte que en España.

El problema del empleo temporal entre las mujeres no es coyuntural, sino que se repite a lo largo del ciclo económico. Es una lacra que España lleva años sufriendo y que no ha sabido abordar en esta fase de la recuperación. La tasa de paro entre las mujeres es tradicionalmente superior a la de los hombres, por lo que son ellas quienes sufren una mayor holgura en el mercado laboral y, por tanto, quienes tienen que aceptar peores condiciones para encontrar un empleo.

En los últimos meses esta situación se ha deteriorado más, lo que evidencia que puede estar surgiendo un problema mayor. Antes de la crisis, la mayor parte del empleo temporal era ocupado por hombres, pero cuando estalló la burbuja inmobiliaria se destruyó una buena parte de este trabajo (muy vinculado al sector de la construcción). La consecuencia es que entre 2012 y 2013 llegó a haber más mujeres temporales que hombres en el mercado laboral, incluso superando la barrera de los 100.000 trabajadores. Pero este no es el verdadero cambio, sino que se ha producido con la recuperación.

A partir de 2014, cuando la economía española vuelve a crear empleo, se centra principalmente en hombres con contrato temporal, hasta el punto de que vuelven a ser mayoría. Al inicio de 2016 hay ya 180.000 hombres temporales más que mujeres. Sin embargo, cuando la recuperación se asienta y hay ya sectores con capacidad para ofrecer empleos de calidad, el trabajo precario se deriva hacia las mujeres, algo que no había ocurrido con tal intensidad hasta ese momento. El cambio de tendencia es tal que al cierre del primer semestre de 2017 ya prácticamente había el mismo número de mujeres temporales que de hombres.

El ritmo de creación de empleo femenino es muy superior al masculino, por lo que no es descartable que ya en 2017 se haya producido el adelantamiento. En el último año completo (hasta el segundo trimestre de 2017), el ritmo de crecimiento del empleo temporal masculino era del 5,7%, mientras que el femenino alcanzaba el 9,9%. Si se mantiene este ritmo, ya habría más mujeres que hombres con contrato temporal, una situación que es preocupante porque hay casi dos millones menos de mujeres trabajando en España, lo que significa que la tasa de temporalidad es mucho mayor: del 21% en los hombres y del 26% entre las mujeres.

Puede consultar la noticia original AQUI 

928755105
Avenida Avenida Canarias, 380
35110 - LLANOS, LOS (SANTA LUCIA DE TIRAJANA)
(Las Palmas)